Archivo de la categoría: Uncategorized

Terrenos aún impracticables

Image

En enero de 2011 nació el blog Terrenos Impracticables y desde entonces buscamos difundir la relación entre el periodismo y la literatura, además de su complejo ejercicio en este país y región.

Desafortunadamente el portal cayó en un olvido involuntario y hoy retoma funciones, no solamente como un canal de promoción del quehacer de literatos y reporteros sino como una vía para defender la libre expresión.

Las cosas no han cambiado mucho para el ejercicio de ambas actividades en México, pero la más golpeada ha sido el periodismo porque como nunca en el año que terminó hubo amenazas y atentados contra los medios de comunicación (46 por ciento más a decir de la organización Artículo 19).

Bajo esa premisa quisimos darle un nuevo giro a esta página.

Para ello, además de presentar textos e imágenes de sus protagonistas, promoveremos actividades que permitan generar consciencia en la sociedad acerca del papel fundamental de escritores y reporteros en el ejercicio del derecho antes mencionado.

También  en breve estará en circulación una gaceta que promueva lo antes descrito.

Esperamos contar con ustedes en este reinicio que emprendemos, pues aún dedicarse al ejercicio del periodismo y la escritura es entrar en terrenos impracticables.


Tropa pueblo

Por Bun Alonso

Narrar un hecho revolucionario desde fuera, es decir, con base en investigaciones, entrevistas con involucrados, lecturas y demás clase de herramientas que permitan trazar una narración de este suceso, expone al escritor, al menos, a una cosa: caer en imprecisiones. Pero contarlo tras haber vivido y sufrido la realidad de la Revolución Mexicana, tal como lo hace Francisco L. Urquizo (1891-1969) en la novela Tropa vieja, provoca que el lector se sumerja de manera natural en la narración y, sobre todo, logra un apego más natural al hecho histórico y a su entorno.

Urquizo es llamado “El Novelista del Soldado”, pues no sólo militó activamente al lado de Francisco I. Madero para después combatir junto a Venustiano Carranza, sino que también escribió una vasta obra literaria cuyo tema central es la Revolución. Continuar leyendo


Leñero y su constante culpabilidad*

Bun Alonso

 El periodismo y la literatura son géneros que siempre han ido hermanados. Es común encontrarse al periodista que también ha labrado una carrera en la rama literaria. Y existen algunos que lo han hecho de manera más que fructífera. Como es el caso de Vicente Leñero, nacido en Guadalajara, Jalisco en 1933.

Leñero se ha dedicado ha cosechar textos en la dramaturgia, la novela, el guion de cine y en cuento. A éste último pertenece el libro Sentimiento de culpa; un compendio de 16 textos que abordan desde lo anecdótico en su carrera periodística hasta relatos de lo imaginario. Continuar leyendo


Un poema de Bun Alonso


.
Visiones que dejaste

Ni cómo buscarte si pareces un destello que se mueve en el aire
si tu imagen pierde el empleo de ser reconstruida
Ni cómo volver si no hay en el camino un letrero que diga Siga, lo
………………………………………..[que busca está más delante
Regresé con mi mundo cargado de tus pizcas Continuar leyendo


Ser algo. Ser Monroy.

Por Arturo Lazalde*

La acción deliberada de escribir, para lograr iniciarse en el arte de la creación, consiste más a prestarse a la intuición de una necesidad y aventurarse a escribir, que al actuar sabiendo concretamente la aspiración.

Necesidad de expresar, enunciar, formular, se nos muestran en el símbolo y  hacemos poesía antes que pudiéramos identificarla. Es entonces cuando nos volvemos poesía y la necesitamos más, mucho más de lo que ella necesita de nosotros. Ella se vuelve reflejo, profundidad y se nos mueve sin saberlo al compás de nuestras motivaciones más profundas.

En Algunas hojas (La Fragua, 2007), primer libro de Gerardo de Jesús Monroy (Monterrey, 1977). Nos lleva a la iniciación particular de un poeta que aspira serlo, y que dejó una realidad plasmada en un espacio-tiempo, de un inicial ciclo poético.

Continuar leyendo


Segunda Llamada*

Ruth Castro

Sonó el teléfono cuando Mario releía las páginas de El reino de este mundo, de Carpentier y preparaba una clase para su próxima sesión en Princeton, a las 5:30 de una mañana de octubre. Su esposa Patricia contestó. Una voz del otro lado del auricular le daba un mensaje con acento sueco; ella dio un sí inseguro, y prefirió pasar la llamada a su marido.

Tocó la puerta del estudio. Mario preguntó que quién era. Lo recorrió una breve angustia, “a esas horas sólo pueden ser noticias malas”, pensó. Patricia sólo abrió los ojos un poco más de lo normal, levantó los hombros y le acercó el inalámbrico. Mario saludó y dejó que la voz sueca hablara. Quedó estupefacto e incrédulo a la vez, no entendía bien. Luego de unas palabras que él juraba estaban en otro idioma, se cortó la llamada. Intentó no darle importancia, tal vez se habrían equivocado de número y regresó a su lectura y a sus notas. Continuar leyendo


Neruda fue asesinado*

Salvador Allende y Pablo Neruda

Francisco Marín

Todo estaba dispuesto para que el poeta y premio Nobel de Literatura Pablo Neruda se exiliara en México. Había viajado de su casa en Isla Negra a Santiago de Chile y un avión enviado por el gobierno mexicano estaba listo para recogerlo. Sin embargo, tuvo que ser internado en la clínica Santa María. Avisó por teléfono a su mujer, Matilde Urrutia, y a su asistente Manuel Araya que un médico le había puesto una inyección en el estómago. Unas horas después murió. Araya –quien estuvo al lado del poeta en sus últimos días– cuenta a Proceso un secreto que lo ahoga: el poeta “fue asesinado”.

VALPARAÍSO, CHILE, 12 de mayo (apro).- El poeta chileno Pablo Neruda “supo a las cuatro de la madrugada (del 11 de septiembre de 1973) que había un golpe de Estado. Se enteró a través de una radio argentina que captaba por onda corta. Ésta informaba que la marina se había sublevado en Valparaíso.

“Trató de comunicarse a Santiago, pero fue imposible. El teléfono estaba fuera de servicio. Recién como a las nueve de la mañana confirmamos que el golpe se había concretado. (…) Ese 11 de septiembre fue un día caótico y amargo porque no sabíamos qué iba a pasar con Chile y con nosotros.”

Manuel Araya Osorio habla de Neruda con la familiaridad de quien ha compartido momentos cruciales con un personaje histórico. Y sí. Fue asistente del poeta desde noviembre de 1972 –cuando regresó de Francia– hasta su muerte el 23 de septiembre de 1973. Continuar leyendo